dir_public inicio

Gran Canaria, en una encrucijada

Fuente: Cabildo de Gran Canaria (www.grancanaria.com)

Artículo de opinión del Centro de Iniciativas y Turismo de Gran Canaria publicado en el periódico La Provincia el domingo 20 de abril de 2014

Tras conocer los últimos datos de la cifras del paro, que con un 34,1% sitúan a Canarias entre las cinco regiones de Europa con mayor tasa de desempleo –tres veces por encima de la media comunitaria- nos encontramos en una encrucijada a la que hay que buscar una salida: elegir el camino de una recuperación con brío que implica un crecimiento fortalecido y sostenible, o perpetuar el estancamiento económico ralentizando una recuperación que costará mucho conseguir. Dadas las penosas circunstancias, sin duda la opción primera es la idónea.

Con Gran Canaria, el Gobierno regional tiene en sus manos el deber moral de desatascar esta lamentable situación. Hasta la Iglesia, en sus sermones de Semana Santa, ha aludido al deber de los políticos y agentes económicos privados de atajar el paro que azota nuestra Isla. Parece obvio entonces que debemos todos propiciar una recuperación urgente en perfecta consonancia entre lo público y lo privado. El Centro de Iniciativas y Turismo de Gran Canaria (CIT) seguirá tratando de persuadir insistentemente a todos los estamentos de la sociedad para impulsar con determinación los asuntos estratégicos de nuestra Isla. Teniendo la suerte de que Gran Canaria sigue siendo muy atractiva para la inversión, la Isla no se merece que se pongan tantas trabas que bloqueen las oportunidades que ello conlleva. 

 Apostar por una pronta recuperación significa impulsar los grandes proyectos que están inmersos en la maraña de la burocracia y que necesitan igualmente un apoyo decidido por parte de nuestro Gobierno regional, al ser la administración que se ha arrogado las máximas competencias urbanísticas. Ya de por sí, los emprendedores contribuyen haciendo un esfuerzo mayúsculo, no exento de riesgos, debiendo demostrar la viabilidad de sus iniciativas para implicar a otros inversores, tanto locales como foráneos, y garantizar la financiación. En todo caso, resulta imprescindible disponer de un marco jurídico bien definido y no los vaivenes administrativos y legislativos a los cuales Gran Canaria se ha visto sometida, con solapamiento de competencias y cruce de posiciones divergentes por parte de los funcionarios de las distintas Administraciones.  

Parte de los proyectos que se pueden desarrollar muy a corto plazo en el Sur de Gran Canaria, y que requieren el apoyo decidido del Gobierno regional, son (de Este a Oeste): el Parque Etnográfico y hoteles de Tarajalillo (980 millones de euros); el Puerto de Bahía Feliz  (30 millones de euros); parque temático Siam Park en Playa del Inglés (60 millones de euros); proyecto del Hotel Maspalomas Oasis y centro comercial (55 millones); parcelas urbanas de propietarios privados en el Sector 1 del Campo Internacional (60 millones); proyectos comerciales, turísticos y marítimos impulsados por el grupo Lopesan en Meloneras (800 millones de euros); Monte León (45 millones); Salobre Golf (50 millones); reconversión de la cementera de Arguineguín en zona turística (180 millones); proyectos del grupo Santana Cazorla para desarrollar el puerto y playa de Tauro y Tiritaña (300 millones); nuevo hotel del grupo Radisson Blue en Mogán (50 millones). En total, cerca de 2.610 millones de euros de estímulo para la economía canaria muy a corto plazo, pendientes de trámites burocráticos y/o paralizados por la moratoria que, de no desbloquearse, se terminará por desanimar a los inversores y estrangulará el principal acicate para la rápida y deseada recuperación económica de nuestra Isla.

Pedimos por tanto la necesaria determinación y empuje del Gobierno canario para que, en el menor tiempo posible, desbloquee una moratoria que ha perdido totalmente su carácter provisional, perpetuándose en el tiempo desde hace más de trece años desde ese primer decreto 4/2001 que dio origen a la Ley. Al sostenerse en el tiempo, dicha medida no ha hecho sino convertirse en una ley confiscatoria y expoliadora de derechos consolidados sobre camas turísticas ya otorgadas por las instituciones competentes, provocando pérdidas a empresas y particulares que durante todo este tiempo han soportado la inversión y cumplido ya con la mayoría de sus deberes urbanísticos, y que sin embargo se han visto con sus propiedades desvalorizadas, obligados al pago de no pocos impuestos sobre un suelo que, en la práctica, no se ha permitido desarrollar.  

Insistir exclusivamente en la rehabilitación sin eliminar urgentemente la moratoria para el resto de opciones de desarrollo turístico supone renunciar a los grandes proyectos y elegir el camino del estancamiento perpetuando la lacra del paro en Gran Canaria. Necesitamos contar con un reglamento flexible de la Ley de Turismo que permita que los Planes de Modernización, Mejora e Incremento de la Competitividad, más allá de la rehabilitación, amparen jurídicamente los grandes proyectos de interés general que se propongan incluir en el ámbito de los planes territoriales turísticos.

Con la buena voluntad de todas las partes, optando por un crecimiento sostenible que contribuya a aumentar la competitividad de nuestro destino turístico, es posible lograr el objetivo primordial de mejorar el bienestar de nuestra Isla dando una merecida oportunidad a todos los grancanarios que se encuentran en situación de desempleo. Es el momento que el Gobierno regional demuestre su liderazgo y cumpla sin titubeos con este deber, sin anteponer los intereses partidistas a la rápida recuperación de la economía. 

Comentarios

Tu comentario
Normas de uso
  • Esta es una opinión exclusiva de los internautas.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Los comentarios serán publicados previa moderación.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos inoportunos.

ACCESO SOCIOS